top of page

Adictos a los números.

Muchos de lideres de las Iglesias han/hemos caído en la adicción de los números, con tal de mostrar éxito falso.


Y, el Señor añadía a la Iglesia los que habían de ser salvos ref. Hechos 2:47, una afirmación que tuvo evidencias en el primer siglo, como también en el presente. Ante el constante crecimiento que hoy se publica en redes sociales relacionado al crecimiento surge una pregunta para efectos de este artículo, ¿el crecimiento numérico es producto del ejercicio del Espíritu Santo o más bien obedece a otros factores, tales como, mercadeo?


En la actualidad, muchas iglesias se centran en el crecimiento numérico y en la atracción de personas de otras congregaciones. Sin embargo, esta práctica puede ser engañosa y tener efectos negativos en la comunidad de creyentes en general. La Biblia dice que en la iglesia primitiva, el Espíritu Santo añadía a los que iban a ser salvos, lo que significa que el verdadero crecimiento de la iglesia es a través de la conversión y la salvación de nuevas personas.


En este artículo, exploraremos las razones por las cuales el reciclaje de personas no es un verdadero crecimiento de la iglesia, y ofreceremos soluciones basadas en la Biblia para un crecimiento orgánico y sostenible.


Por lo tanto, es importante destacar que el reciclaje de personas de otras iglesias no representa un verdadero crecimiento de la iglesia. Aunque puede aumentar el número de miembros de una iglesia en particular, no significa que la iglesia esté creciendo en términos de nuevos creyentes. De hecho, puede tener el efecto contrario, desgastando y dividiendo la comunidad de creyentes en general.


"La Iglesia no crece por la mera transferencia de miembros de otras comunidades de fe, sino por el testimonio de una fe auténtica, una vida transformada en Cristo, que atrae a los que aún no conocen del amor y gracia de Dios"

La Iglesia a caído en la seduccon de los números, todos nos gusta inflar cifras, mostrar los auditorios llenos, presumir con números, ese narcisismos no llevo a hacer de todo tipo de esfuerzo, desde lo tecnológico, espectáculo, comodidades y hasta hacerle un acomodo al evangelio con tal de atraer gente.

“Si muestro grandes números, evidencio mis habilidades como Pastor, comunicador, se deduce “respaldo de Dios”, invitaciones tendré y por supuesto entraré al estrado de las megas o de las Iglesias grandes”.

Lo anterior podría ser un pensamiento de quien persigue números.

Contradictoriamente, una Iglesia crece numéricamente mientras las Iglesias vecinas lloran por la pérdida de gente.


El verdadero crecimiento de la iglesia es a través de la conversión y la salvación de nuevas personas. En Hechos 2:47, se dice que "el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos". Esto significa que la iglesia debe centrarse en llegar a aquellos que no conocen a Cristo y ayudarles a encontrar la salvación. El crecimiento de la iglesia no se trata solo de números, sino de la calidad de la fe y la relación de los miembros con Cristo.

Además, el reciclaje de personas de otras iglesias puede tener efectos negativos en la comunidad de creyentes en general. Puede crear una competencia innecesaria entre las iglesias y puede llevar a la división y el conflicto. También puede desalentar a las personas de involucrarse en la iglesia o de buscar la verdad por sí mismos, ya que pueden sentir que no hay una verdadera diferencia entre las iglesias.


Para un crecimiento orgánico y sostenible de la iglesia, es importante enfocarse en la enseñanza de la Palabra de Dios y en el testimonio personal de los miembros de la iglesia. En Romanos 10:14-15, se dice: "¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!".


La iglesia debe estar enfocada en compartir el evangelio con aquellos que no lo conocen, y en ayudar a las personas a encontrar la salvación. Además, la iglesia debe ser un modelo de amor, unidad y servicio. Los miembros de la iglesia deben ser ejemplos de amor y servicio, y deben trabajar juntos para servir a los demás y hacer una diferencia en sus comunidades.

Es importante recordar que el crecimiento de la iglesia no es solo un número. La verdadera medida del éxito de una iglesia es su capacidad para hacer una diferencia en la vida de las personas y en su comunidad. La iglesia debe estar enfocada en ser una fuerza positiva en el mundo y en ayudar a las personas a encontrar la esperanza y el amor en Cristo.


Para un crecimiento orgánico y sostenible de la iglesia, es importante enfocarse en la formación de discípulos. En Mateo 28:19-20, se dice: "Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo". La formación de discípulos significa que la iglesia debe ayudar a las personas a crecer en su relación con Cristo y a ser testigos del amor de Dios en el mundo. Esto no solo traerá nuevos creyentes a la iglesia, sino que también creará una comunidad de creyentes fuerte y sostenible.


La formación de discípulos también significa que la iglesia debe estar enfocada en el desarrollo espiritual y emocional de sus miembros. Esto puede incluir la enseñanza de la Palabra de Dios, la oración, la adoración y la comunión. La iglesia debe ser un lugar donde las personas puedan encontrar apoyo y guía en su camino espiritual, y donde puedan crecer en su relación con Dios.

Nuestras congregaciones deben enfocarse en la calidad de la gente y por calidad me refiero a formación bíblica para la misión de reino de Dios.


Además, la iglesia debe estar enfocada en servir a los demás. En Mateo 25:40, Jesús dice: "En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis". La iglesia debe ser un lugar donde las personas puedan servir a los demás y hacer una diferencia en sus comunidades.


Esto puede incluir proyectos de servicio comunitario, trabajo con los más necesitados y ayuda a los enfermos y los necesitados.


El verdadero que la Iglesia debería buscar desesperadamente es ser exitosa en su capacidad de amar y servir.


En conclusión, el reciclaje de personas de otras iglesias no representa un verdadero crecimiento de la iglesia. La verdadera forma de crecimiento de la iglesia es a través de la conversión y la salvación de nuevas almas. La iglesia debe estar enfocada en compartir el evangelio con aquellos que no lo conocen, y en ayudar a las personas a encontrar la salvación.

Además, la formación de discípulos y el servicio a los demás son fundamentales para un crecimiento orgánico y sostenible de la iglesia. La iglesia debe ser un lugar de amor, unidad y servicio, y debe estar enfocada en hacer una diferencia positiva en el mundo.

Si seguimos estos principios basados en la Biblia, podemos construir una comunidad de creyentes fuerte y sostenible que lleve el mensaje de amor y esperanza de Cristo a todo el mundo.


Te invito a dejar tus comentarios y, compártelo.


138 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page