top of page

Dejen a Jesús jugar fútbol

Una narrativa de critica social y religiosa pertinente para nuestros días desde la dinámica de la niñez.

Se abre paso entre las estructuras humanas e institucionales para encontrase con su niños y niñas en las plazas de los barrios.

Son las 2 de la tarde, en la plaza polvorienta del barrio poco a poco llegan los niños y niñas a jugar pelota, correr, hacer las piruetas en una vieja estructura que se resiste a la oxidación; todos y todas llegan, algunos se escaparon de la casa sin que sus padres y madres lo supieran, también están en su mayoría los que no tienen a nadie en sus ranchitos que les cuide y para quienes es más fácil estar en la plaza.

Hoy le toca a Ismael traer la pelota, al parecer algo pasó que no llega, mientras llega el balón alguien encontró una botella plástica con la cual se armó la jugada.

Todo es gritería y alegría en la plaza, de repente apareció la pelota y todo cobra sentido. Alexa y Carmencita son parte del equipo, a una le gusta hacer defensa, la otra es innata goleadora, todas y todos juegan sin ningún complejo hasta Alex, el hijo del ministro religioso, es parte del equipo como también está Mario, el flaco hijo del tipo más rico, ambos se han escapado, se enfrentarán a un tremendo castigo por estar en el lugar de los ‘pobres’ jugando con los piojosos y cochinos calificativos que sus padres y madres dan a sus compañeros de fútbol.

Pero ante el sabor de estar juntos, jugar, gritar, tropezar, caer, rasparse una pierna, hacer una gran jugada, pasarle la bola en medio de las piernas al contrincante y celebrar los goles respirando polvo, nada es mejor o más preocupante.

De lado está otro grupo de chicas jugando a la rayuela y otras brincan la cuerda, entre tanto una de ellas, la hija de Consuelo, le cuenta a su amiga María que el esposo de su mamá, el padrastro, le dió una paliza la noche anterior porque ella no lavó su ropa a tiempo. Además le cuenta que está cansada que en las noches la toque… -Amiga lo siento tanto, le has dicho a tu mamá? Si, responde Margarita, si le dije pero me dijo: es mentira y me dió un golpe por la cara…- Margarita seca sus lágrimas con su vestido lleno de polvo, su amiga María le dice: … - ven vamos a jugar…

La plaza es el lugar donde todos y todas se encuentran para jugar y también es una forma de olvidar las realidades hostiles y de pobreza que viven en sus ranchitos y mansiones.

De manera paralela se escucha una caravana de mucha gente, lo niños y niñas se detienen para ver que sucede. Una muchedumbre de personas siguen a un hombre que al parecer es importante, dedujo Felipe el menor de 11 años, claro es famoso dice Alex miren como la gente le grita cosas, que lindo sería acercarnos a El, dijo de forma temerosa el flaco Mario

- hey vamos, vengan, vamos a conocer al famoso ese quizá nos den algún dulce o una moneda para comprar el helado de doña Ramona

- Margarita le dice a su amiga- María vamos a ver quién es?

Todos y todas corrienron para verlo, olvidada quedó la pelota, todos corrieron con la esperanza de ver al famoso.

- Para dónde creen que van exclamó un tipo? Vamos a conocer a ese famoso respondió Alex, - jamás llegaran tan lejos respondió el tipo de barva—llamó a otro de sus compañeros que al parecer eran los guardaespaldas del famoso y de una empujaron al grupo de niños y niñas que aspiraban conocer al famoso.

-Margarita le dice a su amiga- María yo tenía tantas ansias de conocerlo, pero de verdad que somos tontas, ¿cuándo un famoso se va a detener a saludarnos a nosotras?

-Flaco! Jaja y usted me dijo que quizá el famoso aceptaría jugar pelota con nosotros, eso nunca pasaría porque ni nos dejaron acercarnos, gritó Alex

La desilusión de todos y todas era notoria, pensaban que accesar al famoso era fácil, pero no sabían qué barreras humanas impedirían ese acercamiento.

La caravana del famoso continuó, la ovasión no cesaba, todos lo aclamaban, pero del otro lado de la plaza el grupo de infantiles miraban de lejos como mendigando la atención del famoso y el flaco Mario había juntado una piedra con intensiones de lanzarla contra el tipo de barva que les había empujado e impedido conocer al famoso- que te pasa suelta la piedra le gritó Alex, recuerda que eres hijo del Religioso y estarías en problemas de hacerlo.

La pelota vuelve a correr, el juego continúa pero ya no con la misma concentración debido al famoso, las chicas no jugaron más sino que desde lejos miraban los acontecimientos.

De repente Margarita grita!! El famoso viene para acá!! El famoso viene para acá, los chicos y las chicas que están jugando ya superaron el momento de desilusión y están apasionadamente jugando y no escuchan el grito de Margarita.

Extrañamente algunos de los hombres que son como la seguridad del famoso tratan de estorbar la caminata del famoso, algo le dicen de manera acalorada a lo que el famoso ignora, a escasos metros la mirada de Margarita y la de María se encuentran con la del famoso quien con una dulce sonrisa las llama con sus manos, la barrera humana se junta-estructura para que las pequeñas no se acerquen demasiado, el famoso con vos fuerte, les dice, apártense de mi, dejen que ellas se acerquen—

Margarita y María no pueden creerlo, ambas caminan tímidamente entre los hombres-barrera humana, deciden no mirarlos, mantienen fija su mirada en el famoso, este apresura sus pasos para el encuentro!! Finalmente todo fue superado, el famoso les acaricia saca un dulce de su bolso, les besa la frente y decide mojar su camisa con el agua que carga para limpiar las lagrimas secas y con polvo de Margarita, las seca y con voz dulce le dice- Yo conozco tu dolor y se quien te maltrata, pero a partir de hoy nadie más te hará daño, la abraza contra su pecho quitando todo el dolor que había en su corazón.

-María eres buena amiga, las buenas amigas son alivio en los momentos de dolor.

Ambas quedaron atónitas de lo ocurrido, el famoso mira a los hombres- barrera humana diciéndoles, no se olviden que ellas son las herederas de mi fortuna.

Los futboleros infantiles ignoran todo lo que está pasando, de repente se escucha la voz de un masculino, hey! para cual lado juego, Alex tiene el balón, el flaco grita a los demás, el famoso viene a jugar con nosotros, el famoso vengan…

La barrera humana increpa al famoso, le demandan que no haga ese ridículo de jugar en la plaza más común, pobre, sucia del barrio además le recuerdan que para jugar pelota se deben usar zapatos especiales, su intención es no quedar de menos ante tanta gente, ya habían sufrido un golpe a su moral legalista, con ver a su famoso acariciar y besar niñas, ahora le quieren demandar que no se ensucie jugando con esos cochinos niños y par de chicas.

- Saben algo? La razón principal por la que estoy en este barrio no es por esta gente que en su mayoría me siguen para ver qué les doy o hago por ellos y ellas, algunos me persiguen para ver en qué encuentran razones para acusarme, estoy aquí para encontrarme con estos niños y niñas, mis herederos.

- Mientras decía eso, se soltó la correa de sus zapatos y decidió quedarse descalzo para jugar, uno de los líderes de la barrera humana le gritó- esto es una vergüenza, el famoso le respondió- ya viste cómo juegan ellos y ellas? De la misma manera jugaré yo, descalzo

Flaco, le dice, venga dele con nosotros un tiempo y la chica Carmencita la huérfana le dice: jugarías a mi lado? Soy defensa, el famoso le responde: claro que si! en adelante yo seré también tu defensa.

El partido transcurrió con ánimo, pasión, para los chicos esta era la mejor tarde, algo milagroso había pasado. El famoso había logrado evadir la barrera humana para encontrarse con aquel grupo bello de niños y niñas a quienes el sistema de seguridad religiosa y fundamentalista les había empujado fuera del camino al encuentro del famoso.

Pasaron un par de horas y la escena fue extraordinaria, todos los que venían con el famoso al ver tremendo “ ridículo’ decidieron irse cargando con ellos las mas viles murmuraciones, la barrera humana no tenía mas que esperar al famoso ya que de irse, debería de regresar a sus redes y mares muertos.

El famoso tirado en la grama polvorienta acompañado de aquel hermoso grupo para quienes no existen las clases sociales, ni tienen la noción de la problemática de cada uno, menos conocen mucho del famoso, únicamente que su mirada es dulce, que se acercó a ellos y ellas, que les compró un helado donde doña Ramona el cual comieron con sabor a polvo, todos y todas escuchan un cuento que el famoso les narra, titulado, Dejen a Jesús jugar pelota y no se lo impidan.

En tiempos como estos de tanta segmentación y discriminación estoy seguro que el famoso de Nazaret quiere tener encuentros con muchos y muchas pero las barreras humanas han institucionalizado todos los accesos, controlan, manipulan y tienen ese monopolio haciendo prácticamente imposible que los muchos y muchas, que las minorías se encuentren con el famoso Jesús.

Pero seguro estoy que el famoso mensajero de la cruz está planeando su acercamiento y lo hará irrumpiendo contra todo lo que ha detenido estos milagrosos momentos, porque existen muchas Margaritas, Marías, muchos Alex, Flacos, Marios que esperan de El su amor.

Añorando ver una sociedad mas inclusiva. Sí este articulo le edifico compartalo con tus amistades, deje sus comentarios y juntos sembremos las semillas del amor de Jesus.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

댓글


bottom of page