top of page

La otra pandemia, la espiritual

Una mirada pastoral a algunos de los efectos que estos tiempos están generando a la sociedad cristiana


Estamos enfrentando otra pandemia, la espiritual. Lea, comente y comparta.


Vivimos la peor pandemia una que no mata lo físico sino que está aniquilando la fe, la esperanza, la espiritualidad, que tiene como propósito menoscabar las bases de lo que hemos creído como cristianos.


Enfrentamos la peor tibies espiritual, que permite que los llamados seguidores de Jesús, miren el pecado desde la relatividad, ( lo malo bueno y lo bueno malo), que valoren el congregarse como una amenaza de salud pública, mientras sus cuerpos los prestan para multiples otras actividades, tiempos en donde la oración, la instrucción bíblica fueron secuestrados por la ociosidad que la droga de la tecnología da. Aducen no tener tiempo para su crecimiento bíblico, pero las redes sociales les roban su tiempo y dinero, los mismos que niegan.


Esta pandemia espiritual está inmunizando a miles de personas para que los llamados de lo pastores sean catalogados como abusos espirituales, les hace sentir que cualquier llamado a la consagración, a congregarse, a ser sal y luz, a dar económicamente, a jornadas de ayuno y oración, son violencia a su privacidad y a la libre decisión, cada quien desea hacer lo que se le venga en gana y, qué para los momentos de dolor y necesidad estemos los pastores para consolar y para interceder ante Dios.


Este virus 🦠 está dejando la fe vacía de fieles y comprometidos cristianos que no se avergüenzan de quienes son, a diferencia de los cristianos Martires de la fe que miraban el sufrir por la causa de Cristo y morir por ella era un honor, hoy los cristianos son híper-susceptibles, todo les resiente y van de templo en templo buscando donde su donde moral puede ser pastoreada.


Y, para culminar esta pandemia nos quiere asesinar la esperanza en la eternidad con Dios y de su segunda venida, ya son más y más los discursos de los profesionales en teología que nos catalogan de fanatizados e ignorantes, por seguir creyendo que un día El que subió en una nube, volverá por sus redimidos, por quienes salieron ilesos de esta maldita pandemia espiritual.


“Hechos 1:10-11

10 Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas,

11 los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.”


Más sin embargo, existe un remanente fiel que no doblará sus rodillas ante los dioses de este momento, que mantendrán hasta las últimas consecuencias la fe, la esperanza, la consagración, que no vivirán para el materialismo ni la avaricia, que darán la importancia que tiene el dar, el congregarse.


Están entre nosotros invisibilizados por el hedor de ese falso cristianismo, hombres, mujeres, familias que aman la oración, que buscan constantemente la palabra de Dios y la aprenden juntos, que son apasionados por buscar la presencia de Dios en cualquier lugar.


Sí, todavía quedan cristianos que valoran y dan honra, respeto y saben escuchar a sus verdaderos pastores, cómo guías del camino.


Ante todo este valle de muerte espiritual, las cosechas de ambos estilos de vida; la pandemia espiritual y el apego inamovible de la fe cristiana y bíblica, evidenciarán quienes tenían la verdad y me adelanto, la balanza se inclinará a favor de quienes no adulteraron la palabra de Dios y decidieron vivir bajo el Señorío de Jesus, estos serán recompensados.


Yo decido seguir creyendo en que si muero un día resucitaré para encontrarme con mi amado redentor, también he decidido creer, defender y seguir enseñando que un día Jesús volverá revestido de gloria y poder, para exterminar la injusticia, el dolor, restituirá a los marginados, a los migrantes, dara gozo a quienes lloraron los abusos del poder y restaurar su creación, el leon y el cordero jugarán, y coronará a quienes no adoraron ni sirvieron a los deseos de esta maldita pandemia. Yo sé que mis ojos mirarán esto. Aunque me llamen un loco.


¿Y usted que hasta aquí me leyó cómo está la salud de su fe cristiana y cómo está su esperanza?


Referencias bíblicas


Mateo 24: 12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.


Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír. Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos.

(2 Timoteo 4:3-4)


Dichoso el que resiste la tentación porque, al salir aprobado, recibirá la corona de la vida que Dios ha prometido a quienes lo aman.

Santiago 1:12


Bendito y alabado sea el nombre de Dios y su gloria llene la tierra.

62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page