Una sal (Iglesia) que no sala y es pisoteada

Mateo 5:13 “Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres”




Esta advertencia la tenemos después de lo que se llama las bienaventuranzas (Mateo 5:1-12). Esta porción de la escritura es parte del sermón del monte que se extiende en los capítulos 5, 6 y 7 del evangelio de Mateo. Y este contexto bíblico provee una manual elocuente de los alcances de esta sal.



En absoluta contradicción, hoy día está sucediendo lo mismo con mucho de la Iglesia, su falta de sabor, preservación relevancia efectos sanadores en la sociedad, la han llevado a ser pisoteada.


Ser sal y cumplir con sus efectos no se logra, tan solo haciendo cultos y eventos, “hasta cuándo comprenderemos que está totalmente comprobado que el culto no genera transformación verificable en el entorno geográfico donde está”.


En términos de Igle-crecimiento el reciclado de las masas son el trofeo de las megas Iglesias, mientras del otro lado de la acera un pastor llora porque el mercadeo mediático de esa mega estructura le saqueó la gente.


Mucho menos sé podrá ser sal con el plagio de planes y programas alienados de nuestra sociedad costarricense que terminan siendo sal sin sabor. Es a través de eclesialidades desarrolladas orgánicamente y autóctonas desde una encarnada contextualizacion comunitaria las cuales efectivamente se pueden complementar sus practicidades con otras formas de ser sal, las cuales se deben integrar progresivamente a la colectividad de la iglesia, para que con él tiempo no terminen siendo abortados como ha sucedido en America Latina con cientos de planes y programas proclamados y vendidos como “lo que necesitamos para salvar naciones”.


Vivimos la era del narcisismo mediático donde las masas caminan en estampida devorando lo que diga el influencer pastor o apóstol. Estos extraordinarios comunicadores han desarrollado técnicas neurolenguisticas poderosas para comunicar un mensaje que es únicamente azúcar, humanista, basado en la auto-gratificación, adaptado a lo que la sociedad quiere escuchar y les excita sus emociones y con ello son totalmente manipulables. Una sal prostituida por intereses mercantilistas, económicos y de imagen.


Costa Rica, como muchos otras naciones sufrimos la vergüenza y afrenta que ha causado esa sal insípida en los ambientes políticos. Lloramos la sal sin sabor, ni de valor que se fomenta en medios de comunicación “disque cristianos” que promueven la teología de la prosperidad y nos avergüenzan los grandes saleros, imperios denominacionales o de enormes envolturas, de cobertura ministeriales que someten y abusan de sus súbditos ( pastores).


Como prueba de esto este mes llegamos a más de 1800 familias que hemos atendido en todo el país con alimentos y financiación para emprendimientos y la gran mayoría de sus reacciones son “ nos sentimos abandonados por nuestros Jefes, por nuestras coberturas ministeriales, para ellos solo existimos para pedirnos el diezmo”. Palabras literales que escribo con toda integridad y dolor.


Y, qué decir de las millonarias cantidades de sal en cuentas bancarias de “algunas” mega-Iglesias y de otras Iglesias que hieden de indiferencia e ingratitud.


Lo aceptemos o no, la sociedad mira estos pésimos ejemplos y por efecto pisotean ese tipo de sal.


Pero, a pesar de esta verdad dolorosa , la verdadera sal en la presencialidad de muchas Iglesias quedan y está vivas, seguirán fuera de los saleros (templos) y dentro de ellos cumpliendo su propósito, dar sabor, preservar y sanar entre otros beneficios.


Las restricciones sanitarias y el cierre de sus templos no les detuvo en absolutamente nada, su vida de Iglesia nunca dependía de su liturgia cultica, sino de su trabajo eclesial en los barios donde sus miembros entrenados para ser agentes del reino de Dios saben hacer su misión desde sus casas y lugares de trabajo.


Efectivamente encarnados directamente dónde quiera, estén presentes los marcas del anti/ reino, allí están inmersos entre, con, y por las víctimas de los sistemas de opresión, dolor, injusticias, discriminacion, pobrezidades entre otros males sociales.


Caminantes de a pie, porque no tienen la instumentalizacion y recursos que otros gozan, pero sin que esta realidad les detengan se las ingenian para generar recursos, desde emprendimientos que enraízados en una economía del reino de Dios, les permite a sostenerse financieramente.



Tampoco gozan de recursos humanos de alta profesionalidad, pero con valerosos ministros de escolaridades bajas logran incidir en las entrañas de sus contextos dejando de manera testimonial y verificable la sal y luz del evangelio. Y no tan solo desde una liturgia de culto desvinculada de la justicia y el servicio.


Les cito algunos ejemplos a quienes respeto muchísimo, Pastora Bella Flor SOLIS, Iglesia Jehova Shama ubicada en uno de los barrios más peligrosos de la capital Josefina en Costa Rica, Pastores y Pastoras Byron Ramirez, Byron Velazques, Rodrigo Pinehiro, Tita Everts, Juan Vado, Jomara Joconda, Nelson Moz, Marcelo Gonzales, Rafael Hernández, Marco Chumacero, Juan José Barreda, situados en Guatemala, Salvador, Honduras, Nicaragua, Bolivia, Mexico, Argentina y República Dominicana


Por supuesto que la lista es más grande pero ellos y ellas ellas no son famosas, nadie les sigue en redes sociales, sus trabajos nunca serán reconocidos por los principales de las estructuras de la Iglesia.


Son marginados por no tener numerosas congregaciones, por ser hombres y mujeres humildes, porque sus formas de pensar y proceder en sus teologías y Eclesialidades son un peligro para el sistema evangelicalista, nunca tampoco ocuparán lugares de honra, son subversivos y conspiradores. Pero nada de esto les ha interesado, pasan tan ocupados sirviendo que nunca tienen tiempo para resentimientos.


Ser sal, es toda una dinámica contra corriente, es desde evangelio traer un mensaje y praxis al revés, es una propuesta de cambios sociales desde abajo y nunca desde el poder, tampoco es imitando al corrompido sistema, es crear y diseñar desde las bases de la Iglesia local y comunidad las respuestas pertinentes, necesarias y puntuales que los vecindarios urgen.



Para nuestra decepción, dolorosamente esa sal insípida de la que hablé al inicio de este artículo absolutamente nada la detendrá tienen todo el poder y recursos para seguir construyendo sus imperios de poder, fama y fortunas. Y miles les continuarán siguiendo, creyendo y financiando.


Para ustedes mis amigos y compañeros de trinchera sigan fieles a su pasión y llamado, sé que es cansado, y muy doloroso los procesos que han vivido y seguirán encarando, pero siéntanse felices de ser sal legítima que ha demostrado en sus ministerios y comunidades las marcas verificables del Reino de Dios.


Y, para quienes leen este artículo que se identifican no es momento de desanimarnos por la industria de la sal insípida, es tiempo de ir a la presencia de Dios, de meternos en la matriz del evangelio y ser paridos cuántas veces sea necesario para llegar a ser la Iglesia que Jesús soñó. No están solos.


“ Hebreos 6:10 Porque Dios no es injusto como para olvidarse de las obras y del amor que, para su gloria, ustedes han mostrado sirviendo a los santos, como lo siguen haciendo.”


“Salmo 126:5, El que con lágrimas siembra, con regocijo cosecha”


Finalmente, Mateo 5:13 “Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres”


¿Qué tipo de sal es lo que haces para Dios o en nombre de Dios? Llegará el día en que todas nuestras obras serán probadas y únicamente las verdades soportarán el proceso calificativo que Dios establecerá.


Gracias por leerlo, déjame tus observaciones y compártelo.

·

143 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo