top of page

¿Volver a la normalidad y…qué es lo normal?

Con gran desespero y ansiedad observo el anhelo de muchas personas en que las autoridades del país anuncien de manera oficial que es momento de iniciar la transición hacia la normalidad.

En la búsqueda por la reactivación económica, las grandes empresas invertiran millones de dólares para seducirnos a comprar sus productos, que en su mayoría estarán dirigidos en tratar las emociones que han estado oprimidas por el aislamiento social; viajes a la playa; ofertas de paquetes turisticos al exterior; apetitosos créditos para obtener el vehículo deseado y muchas otras ofertas ilusorias saldran al mercado.

Del otro lado de la acera, el líderazgo de las iglesias claman a Dios por ese regreso a sus actividades eclesiasticas normales. Con las cuales afirmaran su identidad; se estabilizaran financieramente y quizá la membresía crezca como consecuencia del miedo apocaliptico que azotó a la población.

Ahora bien, ante todo lo descrito anteriormente ¿Qué es lo normal, dentro de la perspectiva de la Biblia y del evangelio para los seguidores de Jesús? Me adelanto en afirmar que en su gran mayoria todos esos deseos de regresar al estilo de vida anterior, tanto en lo personal, familiar y eclesial distan mucho de lo que para Dios es normal

Con el fin de proponer un analisis a mi afirmacion anterior le invito a reflexionar en lo siguiente.

En el libro del Genesis, capitulo uno y dos, se nos habla del huerto del Edén, todo fue creado desde la menté sapiencial de Dios y la pareja de humanos son plantados como administradores de aquella majestuosa finca.

Ahora bien, vivir en el Edén, era lo normal para Dios, esta pareja gozaba de; relación armoniosa con su creador, el poder disfrutar y ser mayordomos de la creación (flora y fauna), convivian en igualdad y finalmente vivian en una dependencia absoluta de Dios, quien había establecido cronológica y organicamente su sustento alimenticio a travez la producción de la tierra.

Sin embargo esta normalidad establecida perfectamente por Dios es estropeada, al emerger el deseo humano por crear desde su propia sabiduria otra forma de hacer vida. Adan, Eva y toda la creacion cayeron en otra normalidad, la cual hasta el dia de hoy ha estado gobernando, generando lo mas destructivos eventos, los cuales se dejan ver en las relaciones interpersonales como tambien en la naturaleza.

El siguiente ejemplo, tiene conexión vivencial con lo que la gran mayoria de la sociedad esta viviendo, el aislamiento que sufrió Noe y su familia, y la gran cantidad de animales en tiempos del diluvio, tal como lo narra el libro del Genesis en los capitulos siete y ocho. Fueron aproximadamente trescientos cincuenta días que estuvieron en el arca. Despues de esta larga jornada de confinamiento estaban preparados para rehacer sus vidas con total normalidad.

Dios habia ejecutado un plan de purificacion, con el proposito de reincorporar al ser humano y los animales en sú normalidad. Él había destruido toda la cotidianidad del ser humano porque en ella se había manifestado la presencia del pecado estructural, querer ser dios. Al salir de la cuarentena de preservación, Noe y su familia, siendo los comisionados a fecundar las semillas de una vida nueva en armonía con el medio ambiente, tan solo días después de estar en esa tierra purificada y vuelta al diseño divino el pecado saltó una vez más.

Por cuestiones de tiempo, no podemos profundizar en los detalles, pero algunos estudiosos de la Biblia, afirman que la maldición de Noe sobre su hijo Can, se dió por mirar la desnudez de su padre y por efecto esta cayó en Canaan su nieto. Noe se había embriagado, con vino producido por una vid que había sembrado, reflejo de esa purificación de la tierra, maldecida en el Edén caído.

Por otra parte en lo que concierne a nosotros, esa desesperación por volver a nuestros imaginarios y así continuar con lo que hemos denominado y estructurado normal, te pregunto, ¿qué es normal? Algunas respuestas podrian ser:

· Normal tiene que ver con seguir contaminando y destruyendo al medio ambiente. En uno de mis viajes a Africa, llegue al Masai Mara y cómo lo normal es hacer tour a los prados de color dorado para mirar los animales, los cuales huyen del flash de las cámaras, observé Leones. Hoy lo normal de Dios volvió a muchos lugares de Africa, una imagen cautivó mi corazón en dias atras, un Leon tomando una siesta en una de las casetas que los turistas usaban para verles.

· Normal es continuar la discriminación hacia el otro u otra

· Normal significa perpetuar el abuso y matanza de mujeres

· Volver hacer cultos desvinculados de la misericordia

· Normal es favorecer el desarrollo industrial a expensas de los daños colaterales en la capa de ozono y mantos acuiferos

· Normal es continuar con las expropicaciones, maltratos y abandono a los pueblos originarios

· Normal será insistir en las campañas de captación de dinero, canjeado por milagros en medios de comunicación cristiana

· Normal es seguir levantando Caudillos (dioses) en las iglesias

· Normal es continuar tapanto con sotanas y corbatas la pedofilia y otros abusos sexuales

· Normal es seguir con auditorios abarrotados de congregantes que llegan a consumir predicas sin evidenciar transformación.

· Normal es seguir cantando lo que no vivimos

· Normal es seguir declarando el mesianismo de políticos como los redentores de países

A causa de todo lo anterior, podemos caer en una decepcion total o bien quedarnos a la deriva, aceptando que sí Adan, Eva y Noe, y sistematicamente toda la raza humana han fallado estrepitosamente, volver a la normalidad de Dios es una utopia.

Personalmente me resisto en aceptar esa postura. En Jesus y su evangelio encontramos las maneras de regresar a la normalidad planeada originalmente, iniciando conmigo, con lo que tengo y con quienes convivo.

¿Que es normal para el evangelio? Sencillamente, hacer todo lo contrario a lo anteriormente mencionado. Efectivamente no podemos cambiar el mundo, pero si podemos cambiar nosotros, hacer transformaciones en la formas de hacer iglesia, de hacer familia, de proteger el medio ambiente, te tratar a los demas mas alla de lo que sean.

No podemos hacer las de Noe y su familia salir de esta cuarentena para repetir los mismos patrones conductuales, estamos a las puertas de una extraordinaria oportunidad para hacer nuevas muchas cosas, usando la creatividad, la colectividad, la unicidad con otros, desde la base de los valores de Dios.

Eso implica, tal como lo señalé un nuevo y radical comienzo para ver qué tan en serio tomamos nuestro papel de co-creadores con Dios y es lícito e importante considerar la nueva época que pronto se dará de empezar, ¡como Dios quiere! este nuevo desafío de "nueva o renovada creación" y tratar de hacerlo lo mejor posible, como responsables directos (imagen de Dios) ante Dios y los demás.

Finalmente te pregunto, ¿ Estás dispuesto a renunciar a esa normalidad de consumo, explotación, individualismo, hedonismo, materialismo, abuso, religiosidad moralista?

¡ Señor, no quiero regresar a mi normalidad, por tú misericordia regrésame a lo que tú planeaste que fuera mi normalidad¡

Déjame tus comentarios, un me gusta inspira y que lo compartas ayuda.

25 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page